Inicio -> Ciudadanía -> Medio ambiente -> Picudo rojo

Picudo rojo

Volver Imprimir

El picudo rojo: una plaga de cuarentena
El picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus Olivier) es un escarabajo volador y una grave plaga de cuarentena para las palmeras de Eivissa y de todo el Mediterráneo. Por este motivo, la legislación vigente obliga a los propietarios de las palmeras a notificar los indicios de infección o la presencia picudo rojo a las autoridades competentes, así como a permitir la entrada y las actuaciones al equipo de campo designado para combatir la plaga.

En caso de que detecte los daños descritos más abajo o tenga sospechas debe que ponerse en contacto con la Conselleria de Agricultura y Pesca (tel. 971 195 493) o con el Departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany (tel. 971 340 111, ext. 7).

Ciclo biológico
La hembra adulta pone los huevos en la base de la hoja y estos tardan entre 3 y 4 días a eclosionar, dando lugar a la larva. La larva pasa por diferentes estadios y se alimenta del tejido vegetal que la rodea, preferentemente de las partes tiernas. Una vez madura, pasados de uno a tres meses, según la temperatura, se produce la pupa, la metamorfosis de la larva al picudo rojo adulto. Este ciclo se completa entre 3 y 4 veces al año.

El adulto es de color rojo anaranjado con manchas de color negro o marrón oscuro. Vive entre dos y tres meses. Esta es la fase de expansión de la plaga, ya que el picudo rojo abandona la palmera de nacimiento en busca de nuevas palmeras, guiándose sobre todo por el olfato.

Síntomas de la plaga
El picudo rojo representa una plaga sobre la que hay que actuar lo antes posible, antes de que el insecto se propague a otras palmeras. Aunque se trata de una plaga oculta, la detección precoz se basa en el reconocimiento de los síntomas que presentan las palmeras infectadas.

Esta plaga puede afectar la gran mayoría de palmáceas, aunque el insecto siente predilección por las palmeras del género Phoenix, principalmente la palmera canaria (Phoenix canariensis) y, en menor medida, por la palmera datilera (Phoenix dactylifera).

Síntomas de la palmera canaria (Phoenix canariensis)
Si la palmera está infectada, durante la época en que saca nuevos brotes se puede observar que las hojas del ojo terminan en forma de punta de flecha y / o que en las hojas les faltan hijuelos.

En otras épocas, un indicio de infección es que las hojas del centro de la corona estén marchitas o incluso secas, cayendo y entrecruzándose con las demás hojas. A medida que avanza el ataque del picudo rojo, la yema apical, la parte tierna del ojo de la palmera de donde brotan las hojas nuevas, tiende a inclinarse hacia un lado.

Síntomas de la palmera datilera (Phoenix dactylifera)
Los síntomas son similares a los descritos anteriormente, pero en el caso de la palmera datilera es más corriente que el picudo rojo ataque los hijuelos que crecen en la base del tronco, que se secan y se desprenden fácilmente presentando fibras comidas en el punto de unión con el tronco.

Tratamientos preventivos
Son de vital importancia para frenar la expansión de la plaga y requieren de una serie de repeticiones, como programar un calendario, para aplicarlos durante las épocas de mayor vuelo del insecto. La prevención también consiste en observar el estado de la palmera periódicamente y notificar cualquier anomalía.

Poda
Toda poda de la palmera conlleva la emisión de kairomonas, una sustancia química que atrae al picudo rojo que se encuentra en búsqueda de nuevas palmeras. Por este motivo, la poda se realizará durante los meses fríos, enero y febrero, que es cuando menor vuelo del insecto hay y menos riesgo para la propia palmera y la propagación de la plaga. También es recomendable podar únicamente las palmas secas, tapando con un preparado impermeabilizante llamado mastic las heridas realizadas. Están prohibidos los cepillados del tronco durante todo el año y la poda durante el resto del año, a excepción de aquellas que hayan sido autorizadas por el Consell Insular de Eivissa.

Eliminación o saneamiento del ejemplar infectado
En caso de indicio de infección, el propietario de la palmera debe avisar al Consell Insular de Eivissa o el Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany para que el personal de inspección compruebe la existencia y el estado de la plaga de cuarentena del picudo rojo, y decida, en función de su análisis, bien eliminar la palmera o bien, en caso de poder salvarla, llevar a cabo un saneamiento de la parte afectadas.

Sanciones
La entrada o el movimiento de palmeras en Eivissa sin autorización, la poda fuera de los meses recomendados, cepillado sin autorización y no seguir las recomendaciones de la administración ni cumplir la legislación vigente en la materia puede comportar sanciones contra los propietarios y profesionales.

Para más información pueden dirigirse a:
· Conselleria de Agricultura y Pesca: 971 195 493.
· Departamento de Medio Ambiente: 971 340 111 ext. 7.



Fecha última modificación:



Passeig de la Mar 16. CP 07820 Illes Balears (España)
Teléfono: 971 34 01 11 | Fax: 971 34 41 75
Correo electrónico: ajuntament@santantoni.net