Inicio -> Sant Antoni de Portmany -> Historia

Historia de Sant Antoni de Portmany hasta el siglo XX

Volver Imprimir

Historia hasta el siglo XX

Sant Antoni antes de Cristo

La primera noticia escrita que explica que había pobladores en la isla es de tiempos de los romanos y dice que la ciudad de Eivissa fue fundada por los cartagineses en el 654 antes de Cristo. Pero es seguro que siglos antes la isla ya estaba habitada: un ejemplo lo tenemos en el poblado de Sa Caleta y otros restos arqueológicos. En Sant Antoni tenemos la certeza gracias a unas pinturas púnicas de Sa Cova des Vi y un hacha de bronce encontrada en una finca de Sant Rafael, conocida como Sa Bassa Roja. Se sabe que los púnicos aprovechaban el puerto de Sant Antoni para cargar agua para sus viajes de los pozos y fuentes de los alrededores la bahía de Portmany, así como para pescar y salar pescado. Vivían en casas repartidas por las zonas de Sa Talaia, Sa Vorera, Sa Serra y Es Pouet. Cerca de las casas enterraban a los muertos y es posible que la capilla de Santa Agnès fuera un santuario dedicado a la diosa Tanit.

Muy cerca del actual IES Quartó de Portmany, en la finca de Can Rova de Baix, había una fábrica de cerámica que producía ánforas para llevar aceite, vino, pescado salado y otros alimentos; platos, jarras, lumbreras y más utensilios. También tenían animales para trabajar la tierra y para alimentarse.

De Portus Magnus a Portmany

Después llegaron los romanos, que convivieron con los púnicos. Los romanos llamaron 'Portus Magnus' a la localidad, que significa puerto grande e importante y que evolucionó hacia el actual Portmany. Los romanos también vivían en casas dispersas. Se dedicaban a la pesca y la agricultura, y sacaban leña y carbón del bosque para exportar. Los higos secos ibicencos se hicieron muy famosos en Roma.

Hacia el año 900 llegaron los árabes, procedentes del norte de África. Esta población dio un importante impulso a la agricultura, como por ejemplo en los bancales del Pla de Portmany y construyeron molinos para moler grano en Es Broll de Buscastell. Aprovechaban la madera de pino para construir embarcaciones. Tenían una importante cultura, de la que podemos citar un importante poeta ibicenco del siglo XI, Idris Al Sabini. De la lengua de los árabes han quedado muchas palabras en la toponimia ibicenca como Benimussa, Alcalá, Benimaimó, así como nombres relacionados con la tierra y la agricultura como acequia o aljibe o nombres de hierbas y plantas como ágave, algodón, alcachofa¿

El 8 de agosto de 1235 llegan a Eivissa las tropas del rey Jaime I el Conquistador, comandadas por Pedro de Portugal, Guillem de Montgrí y Nunó Sanç, lo que supondrá la adopción de la religión cristiana y la cultura y lengua catalanas, que se habla en la isla desde aquel momento histórico.

En la época islámica la isla de Eivissa estaba dividida en cinco zonas: Alhauec, Xarc, Benissàmit, Portumany y Algarb. Los tres conquistadores se repartieron el territorio extramuros de la villa manteniendo cuatro divisiones y repartiendo la quinta entre las otras cuatro. El reparto y los límites territoriales están recogidos en el Memoriale divisionis: el Quartó de Santa Eulària, el Quartó de Balansat, el Quartó de Ses Salines y el Quartó de Portmany.

Cuando hablamos del antiguo Quartó de Portmany debemos tener en cuenta que comprendía las localidades de Sant Antoni, Sant Mateu, Santa Agnès y parte de Sant Rafe; pero también Sant Agustí, Sant Josep i Es Cubells, que hoy forman parte del municipio de Sant Josep de sa Talaia.

El año 1715, el rey Felipe V de Borbón tras la Guerra de Sucesión dictó el Decreto de Nueva Planta, en virtud de los cuales se abolieron los Fueros y Constituciones de los territorios de la Corona de Aragón y se cambió la organización territorial de la Monarquía Hispánica. Así, todos los documentos públicos y privados, la escuela y los actos religiosos se tenían que hacer y escribir en lengua castellana. Las Salinas de Eivissa y Formentera, que habían sido la fuente más importante de ingresos para pagar el gasto público, fueron robadas a la Universitat d'Eivissa (único Ayuntamiento hasta el siglo XVIII) e incorporadas a las propiedades del rey y, más tarde, fueron vendidas a una empresa particular.

En el siglo XVIII, el obispo Manuel Abad y Lasierra, decide reorganizar la distribución territorial de la isla, creando un pueblo para cada parroquia y agrupando las casas. Así se empezó a levantar el Sant Antoni actual. En el campo de la agricultura, en esta época se trajeron almendros y otros árboles frutales de Valencia y Mallorca y se hicieron viveros de árboles frutales en los huertos de Buscastell.

En el siglo XIX ya tenemos noticias de que en Sanr Antoni hay unas veinte casas cerca de la iglesia. El municipio tenía 3.809 habitantes y 693 familias. Los cañones de la torre de la iglesia aún funcionaban en caso de necesidad para defenderse de los enemigos.

Durante la primera mitad del siglo XIX se construye el edificio del Ayuntamiento.En 1860-1861 se hacen las primeras escuelas públicas en Sant Antoni, se comienza la carretera de Vila, que tardó diez años en terminarse, y se trabaja para arreglar el puerto. A final de siglo XIX entra un funcionamiento el faro de ses Coves Blanques.

Per Marià Torres.

Fecha última modificación:



Passeig de la Mar 16. CP 07820 Illes Balears (España)
Teléfono: 971 34 01 11 | Fax: 971 34 41 75
Correo electrónico: ajuntament@santantoni.net